Saltar al contenido

¿Quién es Nimrod?

Tiempo estimado de lectura: 20 minutos

¿Quién es Nimrod? El libro bíblico del Génesis se refiere a este hombre como «un poderoso cazador en oposición a Dios», mientras que algunos textos rabínicos judíos traducen su nombre como «rebelde». Las obras religiosas cristianas, judías, musulmanas y árabes mencionan también el nombre de Nimrod. La verdadera identidad de este enigmático personaje ha intrigado y desconcertado a eruditos e historiadores durante siglos. Y es que, no faltan teorías sobre su verdadero nombre y su identidad histórica.

Algunos estudiosos lo sitúan en la época de la fundación de Uruk, llegando a afirmar que posiblemente fuera el padre de Gilgamesh o el hombre Enmerkar, el fundador de Uruk. Otros lo sitúan más tarde como fundador del Imperio asirio. Pero numerosos estudiosos lo sitúan dentro del Imperio acadio, posiblemente incluso como un personaje conocido. Pero, ¿existió Nimrod? ¿Y qué pruebas hay de que formara parte del Imperio acadio?

Hay una gran cantidad de pruebas que demuestran que Nimrod fue una persona real. Algunos sugieren que no era más que un hombre mortal, mientras que otros textos lo relacionan con divinidades como los dioses Marduk y Bel (y más tarde con el dios griego Orión).

Expedientes X

Brujas de Zugarramurdi

Brujas de Zugarramurdi

Nimrod el cazador

La mayor parte de lo que se sabe sobre Nimrod procede de la Biblia. Génesis 10:9-10 dice lo siguiente:

«Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová. Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec (Uruk), Acad (Akkad o Agadé) y Calne, en la tierra de Sinar (Sumer)».

¿El comienzo de qué? ¿Tal vez un imperio? Con el ascenso de Nimrod, es obvio que algo nuevo estaba sucediendo. Se menciona que tenía un reino, lo que significa que habría sido un rey. El teólogo alemán Dr. August Knobel lo apodó el «primer gobernante post-diluviano». Fue el primero de su clase; no había existido nadie como él. Unió las fragmentadas ciudades-estado de Sumer y consolidó el poder bajo su mando como único gobernante. ¿A quién más conocemos como gobernante y pionero en la fundación de un imperio, el primer imperio? Nada menos que “Sargón el Grande”.

La información geográfica que rodea a Nimrod también encaja con el Imperio acadio. Pero esas cosas en sí no son suficientes. La segunda ciudad que menciona el Génesis en el reino de Nimrod es Erec, conocido en Mesopotamia como Uruk. ¿Es una coincidencia que Uruk fuera la segunda ciudad en ser conquistada por Sargón? En particular, tanto Nimrod como Sargón se atribuyen el mérito de haber llevado a Acadia a la fama, ya sea construyéndola desde cero o haciéndola pasar de ser una ciudad irrelevante a una gran capital.

La caza y la batalla

Muchos nombres históricos y mitológicos relacionados con un cazador apuntan a Nimrod, pero obviamente hubo más de un cazador en el mundo antiguo. Se trataría de alguien más extraordinario, un hombre que no era solo un cazador de animales. Moisés, que escribió el Libro del Génesis según la tradición, menciona que era cazador, tenía un reino y construyó ciudades. Si simplemente salía a cazar por comida o por deporte como cualquier otra persona, ¿por qué el autor sentiría la necesidad de mencionar el hecho? No era un logro raro. Por lo tanto, se puede concluir que definitivamente había algo diferente en él.

La Cyclopedia de McClintock & Strong completa más información sobre Nimrod como cazador, diciendo «que la poderosa caza [de Nimrod] no se limitaba a la persecución, es evidente por su estrecha relación con la construcción de ocho ciudades». La palabra hebrea para cazador también está estrechamente relacionada con la palabra matanza o matarife, una traducción más adecuada para un guerrero. La entrada de la Cyclopedia continúa:

«Lo que Nimrod hizo en la caza como cazador fue la muestra anterior de lo que logró como conquistador. Porque la caza y el heroísmo estaban desde la antigüedad especial y naturalmente asociados… Los monumentos asirios también describen muchas hazañas en la caza, y la palabra se emplea a menudo para denotar la campaña… La caza y la batalla, que en el mismo país estaban tan estrechamente relacionadas en tiempos posteriores».

Nimrod y Sargón

La caza en la antigua Mesopotamia no consistía únicamente en perseguir animales con armas. A veces se asociaba más ampliamente con la persecución de hombres con armas como en las batallas o en las campañas militares más extensas, como la que emprendió Sargón en su camino de conquista. Las estelas de victoria de Sargón lo muestran masacrando y esclavizando a los cautivos, lo que sin duda encaja con la imagen de un cazador de hombres, al igual que las estelas que representan la pura brutalidad del ejército acadio en su conjunto. No es de extrañar que el funcionamiento de un ejército sea un reflejo de su líder.

Estos datos nos dan la imagen de un conquistador, que no temía matar sin remordimientos, ya sea en la batalla o de otra manera, para lograr su objetivo. Tener esa cualidad sería sin duda esencial para alguien lo suficientemente decidido como para crear un imperio. Pero cuatro ciudades difícilmente pueden considerarse un imperio. El registro muestra que Nimrod no se limitó a esas cuatro ciudades. Después, el Libro del Génesis menciona que fue a Asiria y «construyó Nínive, Rehoboth Ir, Calah y Resen». Esto fue lo suficientemente importante como para que, cientos de años después, los israelitas lo supieran y lo mencionaran.

El profeta Miqueas equiparó la tierra de Nimrod con Asiria, vinculando a Nimrod no solo con una o dos ciudades sino con toda la región. No es difícil ver la conexión con Sargón en todo esto. Tanto Sargón como Nimrod realizaron vastas conquistas militares en las mismas zonas. Está documentado que Sargón llevó sus conquistas al norte, a las tierras de Asiria, y las hizo parte del imperio. Hay muchas inscripciones y artefactos que no dejan duda de que Sargón dejó su huella en Asiria. Las conquistas y construcciones atribuidas a Nimrod concuerdan con la historia de la zona y con las acciones de Sargón, y ambos hombres tuvieron un impacto enorme y duradero en la región.

Naram-sin y Nimrod

Uno de los factores más decisivos para los expertos que creen que Nimrod y Sargón son el mismo es su árbol genealógico. Nimrod era cusita, y varios estudiosos relacionan a Kush con la ciudad de Kish, diciendo que la ciudad recibió su nombre, pero con un ligero giro en el lenguaje. Como se ha establecido, Sargón creció y llegó al poder en Kish, lo que significa que está muy relacionado con la ciudad. Puede que no sea el dato más interesante o convincente para relacionar ambas cosas, pero se suma a las pruebas. Está claro que tanto Nimrod como Sargón querían dominar el mundo, pero Sargón no era el único de su dinastía que tenía grandes ambiciones.

Naram-sin ha sido mencionado a menudo como un probable candidato para el guerrero Nimrod, y con estelas de victoria como la que lo representa de pie sobre montones de sus enemigos muertos, no es difícil ver por qué. Naram-sin expandió el imperio aún más que su ilustre abuelo Sargón, conquistando el mundo conocido, al menos según los acadios. Se han encontrado inscripciones relativas a Naram-sin en ciudades asirias, que lo sitúan en la época, la ubicación y la dinastía correctas de Nimrod. También se autoproclamó «rey del mundo» y se elevó a la categoría de divinidad, lo que encaja con las antiguas leyendas sumerias que relacionan a Nimrod con ser un dios.

En cuanto a quién era el personaje más legendario, Naram-sin ciertamente eclipsa a su abuelo, lo que permite afirmar que era el poderoso Nimrod. El historiador judío Josefo pinta una imagen de Nimrod que coincide con lo que sabemos de Naram-sin. Escribió que, «[Nimrod] poco a poco transformó el estado de cosas en una tiranía, sosteniendo que la única manera de apartar a los hombres del temor a Dios era haciéndolos depender continuamente de su propio poder». Es cierto que esta descripción podría encajar tanto con Sargón como con Naram-sin, pero clásicamente, Sargón es pintado como un héroe, mientras que Naram-sin es visto más como el antihéroe impío, recuerda cómo supuestamente derribó todo un reino en «La maldición de Agadé».

Conquistas mesopotámicas

Los relatos que lo pintan mal pueden ser ficticios, pero también es muy probable que tengan algo de verdad. También sabemos que Sargón y Nimrod cambiaron las reglas del juego, estableciendo una tendencia de construcción de imperios que revolucionó la historia. Por mucho que Naram-sin fuera pionero en la conquista de nuevas tierras y pretendiera ser el primero en conquistar ciertas ciudades, no era Sargón. Comenzó ya en posesión del norte y el sur de Mesopotamia. De hecho, algunas de las ciudades que decía haber conquistado primero ya habían sido conquistadas por Sargón, por lo que difícilmente se le podía calificar de innovador en esa zona.

La reputación de Naram-sin como constructor de imperios palidece en comparación con la de Sargón, lo que le convierte en un candidato más débil para Nimrod. El mayor obstáculo para identificar a Naram-sin como Nimrod es un problema de tiempo. Las ciudades que la arqueología ha confirmado que fueron construidas por Naram-sin están fechadas al final del Imperio acadio, que está fuera del rango de la época de Nimrod. No hay fechas concretas de cuándo vivió Nimrod, pero de nuevo, solo la Biblia nos da alguna pista sobre el período de tiempo en el que habría vivido, y la respuesta está en un hombre llamado Peleg.

Entonces, ¿cómo trazamos una línea desde Peleg hasta Nimrod y Sargón? Al igual que Sargón, Nimrod no era el nombre que se le dio al nacer, sino que fue un nombre que se le dio más tarde, un nombre que describiría la persona en la que se convirtió. El Talmud de Babilonia habla de su cambio de nombre en la mitad de su vida, diciendo: «¿Por qué, entonces, fue llamado Nimrod? Porque incitó a todo el mundo a rebelarse [himrid] contra su soberanía [de Dios]».

La Torre de Babel

La Enciclopedia Judía está de acuerdo con esa descripción, y los escritos de los rabinos judíos dicen que Nimrod era «el prototipo de un pueblo rebelde, su nombre se interpreta como “el que hizo a todo el pueblo rebelde contra Dios”». Es un legado bastante infame. Pero la pregunta importante es, ¿de qué manera se rebeló, y cómo se relaciona con todo esto? Tanto la tradición cristiana como la judía atribuyen a Nimrod la construcción de la tristemente célebre Torre de Babel, incitando a la gente a hacerlo en desafío al Gran Diluvio que había ocurrido solo unos cien años antes.

Teniendo en cuenta toda la construcción de zigurats que se estaba llevando a cabo en aquella época, es probable que la torre fuera una gran versión de esas pirámides de estilo sumerio. Fuentes religiosas y no religiosas afirman que construyeron una alta torre hacia el cielo para escapar de otro diluvio. Aunque el relato del Génesis no afirma específicamente que Nimrod la construyera, sí lo relaciona con una ciudad llamada Babel. Josefo también nos da información convincente sobre el tema. Ahora bien, fue Nimrod quien los incitó a tal afrenta y desprecio de Dios…

La multitud estaba muy dispuesta a seguir la determinación de Nimrod y a considerar como un acto de cobardía el someterse a Dios; y construyeron una torre, sin escatimar ningún esfuerzo, ni ser en absoluto negligentes en la obra: y a causa de la cantidad de manos empleadas en ella, creció muy alto, antes de lo que nadie podía esperar; pero el grosor de la misma era tan grande, y estaba tan fuertemente construida, que por ello su gran altura parecía, a la vista, menor de lo que realmente era. Estaba construida con ladrillos quemados, cementados con mortero, hecho de betún, para que no pudiera admitir agua.

Confusión de lenguas

El Talmud y el Libro de los Jubileos coinciden con Josefo. De hecho, Jubileos ofrece el relato más detallado de la construcción de la torre. Dos mitos sumerios también mencionan esta torre. Pero antes de que se descarte de plano como una leyenda, hay que señalar que las otras fuentes son bastante específicas y detalladas sobre la construcción de la misma; las leyendas ficticias no suelen contener detalles así. Los textos del hijo de Naram-sin, Shar-kali-sharri, dicen que este emprendió la reconstrucción de la torre, aunque tampoco la terminó. Cientos de años después, Hammurabi de Babilonia retomó la construcción de la torre. La evidencia arqueológica también apoya la existencia de la torre.

Pero, ¿por qué no pudieron terminarla? Por lo tanto, si podemos establecer que la Torre de Babel existió, tenemos razones para creer que lo que sucedió después para detener la obra de construcción está basado en hechos. En Génesis 11:7 se dice que Dios confundió la lengua del pueblo. Pero, ¿realmente sucedió eso? Josefo ciertamente lo creía. Cuando Dios vio que actuaban tan locamente, no resolvió destruirlos del todo, ya que no se habían vuelto más sabios por la destrucción de los anteriores pecadores; pero causó un tumulto entre ellos, produciendo en ellos diversas lenguas y haciendo que, por la cantidad de esas lenguas, no pudieran entenderse entre sí.

El lugar donde construyeron la torre se llama ahora Babilonia, a causa de la confusión de esa lengua que antes entendían fácilmente. ¿Respalda la arqueología algo de esto? Pues sí. Las tablillas de arcilla de la Biblioteca de Ashurbanipal en Nínive, muchas de las cuales eran copias de textos anteriores, cuentan una historia interesante que apoya un cambio repentino en las lenguas. Un escriba escribió que fue agraciado con un don de los dioses y que, de repente, fue capaz de leer y escribir en otra lengua que nunca había conocido. Las pruebas antropológicas también indican que durante el dominio acadio se produjo un cambio repentino en la lengua (la escritura), que pasó de imágenes pictográficas que significaban palabras completas a sílabas cuneiformes. Es cierto que no se puede datar, pero ofrece algunas pruebas convincentes para apoyar la historia de la Torre de Babel.

La conexión de Peleg y Sargón

Y aquí es donde llegamos a la parte de la conexión con Peleg y Sargón. El Texto Masorético sitúa el año del Gran Diluvio en el 2370 a.C., lo cual es un dato muy importante para calcular el marco temporal de Nimrod. El Génesis, por su parte, es el único relato histórico que nos da alguna indicación de cuándo pudo vivir Nimrod. El registro genealógico posterior al diluvio de Génesis 11 utiliza las edades, y a partir de ahí se puede calcular que Peleg vivió cien años después, naciendo en el 2269 a.C. ¿Qué tiene que ver un hombre oscuro como Peleg con Nimrod?

No hay ninguna conexión directa entre los dos hombres mencionados. El relato del Génesis dice que el nombre de Peleg significaba «división» porque «en sus días la tierra [es decir, “la población de la tierra”] estaba dividida». Un cambio repentino y la diversidad de idiomas ciertamente causarían una gran división entre la gente, y también dificultaría la construcción cuando nadie puede comunicarse entre sí. Por lo tanto, si el nombre de Peleg es una referencia a ese evento y si la confusión en torno a la Torre de Babel ocurrió en su vida, situaría el evento dentro de los años del reinado de Sargón (2334-2279 a.C.). En resumen, los textos genealógicos y cronológicos sitúan la vida de Nimrod dentro de los mismos años del reinado de Sargón.

Es cierto que es todo un viaje para llegar a la conclusión, pero había que establecer las pruebas y los hechos. Dejando a un lado las creencias personales, los textos religiosos no pueden descartarse sin más, ya que contienen información histórica respaldada por pruebas arqueológicas. ¿Demuestra firmemente que Nimrod y Sargón eran la misma persona? No, pero si todas las pruebas son exactas, ciertamente lo convierten en un buen candidato. Tanto si Sargón era el infame Nimrod como si no, su dinastía cambió el mundo, pero fue corta. Durante la vida del bisnieto de Sargón, las rebeliones, las invasiones y otras catástrofes supusieron el fin del primer imperio. El final era inevitable. Te recomiendo ver también los plagios bíblicos.

Archivos

Manuscritos del Mar Muerto

Manuscritos del Mar Muerto

Referencias

  • “Nemrod”. Insight on the Scriptures Volume 2. Watchtower Bible and Tract Society of Pennsylvania.
  • Kasher, Menhem M. “Nimrod”. Encyclopedia of Biblical Interpretation, Vol. II, 1955, p. 79.
  • Petrovich, Douglas. PDF. “Identifying Nimrod of Genesis 10 with Sargon of Akkad by Exegetical and Archaeological Means”.
  • Levin, Y. (2002). PDF. “Nimrod the Mighty, King of Kish, King of Sumer and Akkad”. Vetus Testamentum, 52 (3), 350–366.
  • Peleg. “Insight on the Scriptures, Volume 2”. Watchtower Bible and Tract Society of Pennsylvania.
  • NOAA. PDF. “Drought and the Akkadian Empire”.
  • Haywood, John (2012). Chronicles of the Ancient World. London: Quercus.